Una de las más grandes preocupaciones entre los padres de familia es el lograr que sus hijos tengan una alimentación saludable y nutritiva. Controlar una dieta dentro de casa es sencillo, pero es mas complicado en la escuela. Los niños tienden a ser muy selectivos en sus alimentos, definiendo muy bien lo que les gusta y lo que no les apetece. Hay que conseguir el compromiso para que tengan una dieta balanceada que les guste.

Planear lunches saludables

Siempre se dice que el ingrediente secreto de un rico platillo es el cariño con el que se prepara, y eso no cambia cuando se trata del lunch escolar. Los niños deben percibir los alimentos que les damos como una muestra más del amor de los padres hacia ellos y del tiempo y los recursos que se les dedican. Ante todo, hay que planear los alimentos que pondrás a tus niños a lo largo de la semana. Es buena idea escribir los menus de lo que llevarán cada día. Esto permite organizarse de manera óptima, anticipar lo que se va a necesitar comprar, ahorrar tiempo y dinero, variar las comidas y lograr una dieta equilibrada.

Preparar y empacar el lunch

Lo más fácil es tener a la mano los alimentos, utensilios y contenedores que se van a usar. Una vez el lunch listo, hay que empacarlo en el orden que se va a comer. Según si los alimentos deban consumirse fríos o calientes, hay que invertir en una hielera o un termo fáciles de transportar. La forma en la que presentamos los alimentos influye en como los niños perciben su comida, por lo cual hay que aplicarse por lograr que los alimentos luzcan atractivos, incluso en la lonchera. Esto lo lograremos si los envolvemos o servimos en contenedores coloridos y loncheras que reflejen la personalidad de nuestros niños.

Lograr que los niños coman lo que llevan en su lonchera

Los puntos anteriores no sirven de nada si no logramos que los niños se interesen en lo que les ponemos para su almuerzo. Es importante que antes de planear el menú semanal para la escuela, le pidas a tu niño que escoge cinco alimentos que le gustaría llevar en su lonchera durante la semana y que junto contigo, participe en la planeación, preparación y empaque de sus comidas. Eso le ayudara a entender la importancia de crear un menú balanceado de proteínas, fibras, calcio y carbohidratos complejos. Por último, es importante variar cada día una combinación de alimentos diferentes, para mantener su interés y hacerle conocer diferentes texturas y sabores.

Fuente: Directo al Paladar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *