La merienda se toma alrededor de las 4 de la tarde, justo entre el almuerzo y la cena. En general se hace sentir el hambre en ese momento y más vale tomar una merienda completa y saludable que comer snacks continuamente en la tarde. Es todavía más importante si tus niños comen un almuerzo ligero o hacen una actividad física. Hay que respetar la sensación de hambre: no limitarse y no excederse.

El PNNS (Programa nacional de nutrición y salud) recomienda de escoger:

  • Un producto a base de cereales para los carbohidratos y las fibras: galletas o pan
  • Un producto lácteo para el calcio: vaso de leche, yogurt o queso
  • Una fruta para las vitaminas, los minerales y las fibras: fruta, compota o jugo natural
  • Una bebida para hidratarse

Aquí te mostramos unos ejemplos de meriendas ricas saludables:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *